Más sobre la celulitis

La celulitis se produce cuando un tejido hinchado de grasa y repleto de agua sal y hormonas, queda atrapado entre adherencias.
Los signos más destacados de esta anomalía son: piel de naranja, con granulaciones que aparecen al presionar la zona y el dolor que también se manifiesta en la presión.
Siempre se localiza en la pelvis, muslos y piernas, siendo poco habitual en los hombres y bastante común entre las mujeres.
Aunque el componente hereditario, hormonal, alimenticio, o el sedentarismo son causas de esta disfunción, siempre se produce cuando hay problemas de circulación capilar.
El masaje por lo tanto, al actuar sobre la circulación, activándola y mejorando el metabolismo de la zona, ayuda en gran medida a eliminar esta enfermedad.
No todas las celulitis son iguales. Dependiendo de su origen podemos clasificarlas como celulitis dura, celulitis blanda y celulitis edematosa.

Celulitis dura
Invade, de forma compacta los muslos o la pelvis. A la palpación se nota un acolchamiento grueso y adherido a los músculos, hasta el punto de impedir el desplazamiento del tejido.
Hace que la piel se mantenga tensa y seca. Son frecuentes las equimosis o manchas hemorrágicas pequeñas, provocadas con facilidad por cualquier golpe.
Aparece en mujeres jóvenes, con tejidos y piel muy tónicos. Es la responsable de las estrías. Para este tipo de celulitis conviene aplicar vaciados y amasamientos.

Celulitis blanda
Mas grave y antiestética que la anterior y mas expuesta a complicaciones. Se reconoce fácilmente ya que por su volumen tiende a descolgarse por el peso. Es muy móvil y se desplaza fácilmente a la presión. Produce un aflojamiento de los tejidos, que provoca ondulaciones en las que la circulación, mal alimentado se entorpece, las venas se hinchan y los tejidos son propensos a edemas.
El masaje ha de realizarse con cuidado para no producir petequias, siendo las manipulaciones mas apropiadas los amasamientos digito .palmas, digital y vaciados venosos.

Celulitis edematosa
Es poco frecuente y las mas grave de las celulitis. Produce unos aumentos de volumen considerables, que pueden hacer que las medidas de la pelvis y muslos se incrementen hasta en diez centímetros en un mismo día. Durante estas crisis, suelen desaparecer con la menstruación, hay mala eliminación urinaria, estreñimiento pertinaz, dolores de cabeza y ahogos y estrías que invaden la pelvis y los muslos.

El masaje favorecerá el retorno venoso poniendo las piernas más altas que el resto del cuerpo. Las manipulaciones serán superficiales para no producir roturas de los vasos sanguíneos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario