Reflexología Podal

La reflexologia podal se basa en la representación que tiene las zonas reflejas de los órganos del cuerpo en la planta de los pies. De esta forma la mayor parte de los órganos y estructuras del cuerpo humano tienen una conexión y se hallan representados en la planta de los pies por sus correspondientes zonas reflejas (reflejos cutiviscerales y reflejos viscerocutáneos), de manera que a partir de estos es posible influir y activar diversas partes del organismo. En realidad los pies (en este sentido) son los espejos del cuerpo.
Así, cuando un órgano se encuentra en situación patológica, su zona refleja de los pies se torna dolorosa e hipersensible a la presión. Este dolor agudo es (con la experiencia adecuada) imposible de confundir con el de una simple presión, callo o rozadura del pie.
El punto reflejo correspondiente marca la existencia de un funcionamiento anómalo, de una disfunción orgánica activa o todavía latente, de forma que, si ejecutamos un masaje en el punto doloroso, ponemos en marcha los mecanismos que necesita el organismo (liberar o acumular energía) para volver a sus estado fisiológico normal, es decir, para la curación.
La reflexologia podal es tanto un método de diagnostico como un método de tratamiento. De esta forma, sirve, por una parte, para valorar el estado general del paciente y, por otra, se puede utilizar como tratamiento. Así pues, si se masajea un punto doloroso en el pie que representa la zona de la columna vertebral dorsal (arco interno del pie) con suavidad e intentando deshacer el dolor, es de esperar que se de una mejoría en la zona de la espalda correspondiente. Y lo mismo ocurriria en el caso de una gastritis, artritis de rodilla o dolores cervicales, por ejemplo.


Historia

En 1913, el medico estadounidense William Fitzgerald comenzó a investigar la reflexologia siendo medico jefe del departamento de otorrinolaringología del Hospital St. Francis de Connecticut (Estados Unidos). Publico sus ideas junto con el Dr. E. F. Bowers― en un libro titulado Zone Therapie (‘terapia de zonas’), en 1917. Fitzgerald estaba interesado en la hipótesis de la acupuntura, que sostiene que el cuerpo humano se halla atravesado, en sentido longitudinal, por diez meridianos, que lo dividen en otras tantas zonas, cada una de ellas ocupada por determinados organos cuyo reflejo se encuentra en los pies y las manos. Otro medico, el Dr. Joseph Shelby Riley (que también desarrollaba esta practica) hizo los diagramas y detallo los dibujos y la localización de los puntos reflejos en los pies.
En la actualidad, los seguidores de la reflexologia sostienen que cualquier mención a un masaje de pies (ya sea en alguna figura del Antiguo Egipto, en el Renacimiento, en los indios cheroqui, etc.) no es en realidad un mero masaje de pies sino una terapia reflexologica.
La justificación de la reflexologia proviene de la acupuntura (antigua técnica china), la cual afirma que el hombre posee una energía invisible e inmensurable, el chi, que circula por unos canales llamados meridianos. En estos canales se encuentran unos puntos precisos que se pinchan con agujas (o, en el caso de la reflexoterapia, se masajean y oprimen) para regular la circulación de esa energía. Cuando esa energía se estanca dentro de un órgano o en algún punto del trayecto, se produce un desequilibrio capaz de repercutir a la larga sobre sus funciones orgánicas y producir una enfermedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario